Diésel o gasolina: EL MOTOR ACERTADO

IMG_20141203_170704Gonzalo López

A la hora de comprar un coche (en el caso de que sea nuevo), para muchos de los potenciales compradores la elección parece sencilla: “Compraré uno diésel que gasta menos, el combustible es más barato y el impuesto de matriculación puede que me lo ahorre”. Puede que hace unos años esa afirmación no estuviera desencaminada, pero ahora las cosas han cambiado y la gasolina esta cobrando protagonismo. A través de la página Autofácil y siguiendo ésta datos de Acierto.com, debemos seguir una serie de pautas o consejos en el momento de escoger motorización atendiendo a estos criterios:

  1. Precio de compra. Analizando los 10 modelos más vendidos en España actualmente existe una diferencia de casi 2.000 euros a favor del coche propulsado por motor Otto. Además, si tenemos en cuenta que el 80% de los compradores opta por un crédito que conlleva unos intereses, la diferencia se incrementa con unos 335 euros.
  1.  Seguro. En los diésel es un 13,6% más caro de media, lo que supone 56,8 euros anuales y en un coche que de media dure 11 años el coste se va a 624 euros.
  1. Coste de mantenimiento. En el diésel supone un gasto extra con respecto al de gasolina de 330 euros a lo largo de la vida del coche.
  1. La diferencia de consumos entre ambas motorizaciones es cada vez más estrecha. Una media de 1,2 litros los separan. Además, en la actualidad la gasolina es tan solo un 5% más cara que el diésel equivalente. Tengamos en cuenta que hace diez años la diferencia era de un 14%.
  1. Valor residual. En un vehículo diésel es mayor, pero teniendo en cuenta su teórico mayor kilometraje frente a su rival y el paso del tiempo, la cifra se sitúa en unos 400 euros de media a favor de este último.
  1. Los motores diésel, tienen un mayor efecto nocivo por sus emisiones. Eso conlleva a que ciudades como París limiten o prohíban la circulación de vehículos diésel. Londres estudia lo propio y en Madrid, puede que nos enfrentemos a lo mismo en un futuro. Aunque la conciencia ambiental de cada usuario es la clave por el momento.

Tomando en cuenta todos estos factores, para amortizar la inversión inicial es necesario realizar una media de 160.000 km con el vehículo diésel y para sacarle rendimiento, se habría de aproximar hasta los 200.000 km, llegando entonces a un ahorro de 1.100 euros.

No olvidemos que la tendencia híbrida se extiende cada vez más como preámbulo a los coches eléctricos. No es una mala opción escoger este tipo de motorización ya que cada vez más fabricantes, ya sean premium o generalistas, ofrecen en su gama esta opción siempre combinada con un motor térmico de gasolina salvo en casos como el de Peugeot, que ofrece por ejemplo el modelo 508 RHX como un híbrido diésel. La amortización del precio inicial en este segmento se llevará a cabo sobre todo si los trayectos transcurren en ciudad que es donde los motores de combustión interna gastan más litros de combustible y los eléctricos menos batería.

Acerca de gjfortysix

Apasionado del mundo del motor.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s