Cajas de cambio y tipos de tracción

7-series-sedan-steptronic-01.jpg.resource.1432734471128

Caja de cambios BMW Steptronic de 8 velocidades

Gonzalo López

En el mercado actual existen múltiples cajas de cambio entre las que elegir. La transmisión manual es la más extendida en nuestro país debido a un cierto recelo a las cajas automáticas de las que pensamos siguen siendo lentas, pesadas, caras y con un consumo medio siempre superior al declarado en los vehículos con cambio manual. Nada más lejos de la realidad.

En general, ofrecen un mayor agrado de conducción ya que nos olvidamos de tener que cambiar de marcha en retenciones o atascos, maniobrar o salir de aparcamientos, subir una pendiente, etc. Éstas se han especializado y buscan siempre una transición entre marchas lo más económica posible en modo normal (Posición D (Drive) de la palanca de cambios). Actualmente ya no se puede defender la excusa de que son más lentas que el conductor a la hora de efectuar los cambios de marchas y, suele ocurrir que en condiciones normales, las personas no estamos pendientes de cambiar en el régimen más adecuado.

Las cajas automáticas, estudiadas para conseguir una perfecta relación motor-transmisión, nos permiten ahorrar unas décimas de combustible en cada trayecto. Es cierto que  sus inconvenientes en algunos casos son el precio excesivo y factores como la tosquedad de algunas cajas de doble embrague en maniobras a baja velocidad o la escasa efectividad que ofrecen las de variador continuo (CVT) cuando necesitamos realizar un adelantamiento debido a su resbalamiento interno. Ahora bien, el precio de estas transmisiones está comprometido por el consumo homologado que ofrecen y que, por tanto, afectan al correspondiente impuesto de matriculación.

En la actualidad, algunas algunas de estas cajas proporcionan un consumo inferior al de sus homólogas manuales por lo que el sobreprecio antes mencionado puede verse reducido drásticamente gracias a la exención o reducción del impuesto de matriculación. Esto ha llegado a ocurrir en algunas marcas como Porsche en las que el sobrecoste de montar una caja automática de doble embrague o PDK en un 911 (2012) era casi nulo y según dicta la prensa es una de las mejores que el mercado nos puede ofrecer (Marca Motor, 2014).

Hoy en día ya podemos ver cajas de cambio de hasta 9 velocidades  que mejoran la entrega de potencia. El máximo nº de velocidades en una manual la ostenta Porsche.

51-2012-porsche-911-fd

7 velocidades para el cambio manual del Porsche 911

 

Transmisión

Cuando hablamos de ella nos referimos también a la forma en la que el coche transmite toda su potencia desde la caja de cambios hasta las ruedas. Son tres los tipos de transmisión; tracción, propulsión o 4×4 (ya sea permanente o conectable). Este último tipo de sistema, si bien ofrece un extra en seguridad activa, en la mayoría de los casos no se necesita salvo que:

1. Nos movamos en superficies con baja adherencia.

2. Busquemos una mayor eficacia en aceleración desde parado.

3. Practiquemos una conducción en la que los sistemas electrónicos de seguridad activa nos parezcan insuficientes.

4. Las ruedas motrices se saturen si el motor supera una determinada potencia. (Fenómeno habitual en los tracción delantera con mas de 200cv)

Los actuales sistemas 4×4 suponen, además del sobrecoste inicial, un mayor consumo de combustible debido al mayor peso y rozamientos [1] que conlleva el montar este tipo de transmisión.

Buscando ejemplos, encontramos el caso del Mazda CX-5 2.0 G 4×2 Prueba (6,0 l./100km) en comparación con la versión 4×4 (6,6 l./100km) [Bien es cierto que la versión 4×4 es más pesada debido al mayor equipamiento de serie y al obligado cambio automático que incorpora].

No nos olvidemos de los neumáticos de invierno como gran aliado, ya que la efectividad de estos junto a los sistemas de seguridad activa puede ser suficientes si afrontamos terrenos con baja adherencia, siendo además, una alternativa más económica y segura.

[1] En los sistemas de tracción total conectable, estos rozamientos quedan mitigados, ya que la función principal de éstos, es actuar sólo cuando las condiciones lo requieren. El resto del tiempo, la transmisión actúa sólo a un eje. Véase en el sistema Haldex. Fuente: Elaboración propia.

Acerca de gjfortysix

Apasionado del mundo del motor.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s