Hyundai i10 1.2 87 cv

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gonzalo López.

El i10 es un urbano del segmento generalista presentado en 2014. La unidad que probé monta el propulsor 1.2 gasolina atmosférico de 87 cv en acabado Style, el tope de gama. Su precio es de 13.552 €, con descuento de la marca, sin  tener en cuenta el Plan PIVE y la financiación. La única opción posible es la pintura exterior (Pure White) por la que se piden 130 €. A la hora de compararlo con sus rivales, no resulta fácil, debido a que este segmento no está tan definido como otros. Las características que he empleado para rivalizarlo con otros modelo han sido que todos tengan:

  1. Cinco puertas.
  2. Cilindrada y potencia similar.
  3. Cambio manual.
  4. El acabado más completo.

 

Marca, modelo y versión Precio (€) Potencia (Cv)      Largo/Ancho/Alto (mm.)
Seat Mii 1.0 Sport 10.190 75 354/164/147
Skoda Citigo 1.0 Elegance 9.565 75 356/164/147
Renault Twingo 0.9 Marie Claire 14.525 90 359/164/155
Opel Karl 1.0 Selective 9.803 75 367/160/147
Mitsubishi Space Star 1.2 Motion 10.950 80 371/166/149
Peugeot 108 1.2 Allure 12.580 82 347/161/146
Citroën C1 1.2 Shine 13.280 82 346/161/146
Fiat Panda 0.9 Lounge 11.880 85 365/164/155
Nissan Micra 1.2 Tekna 12.350* 80 382/166/152
Smart Forfour 0.9 Twinamic 15.525 90 350/166/155
Tata Vista 1.4 Lx 8.710 75 379/169/155
Volkswagen Up! 1.0 Street Up! 14.835 75 354/164/147
Suzuki Swift 1.2 GLX 14.175 94 385/169/151
*Con descuento por parte de la marca y tres años de garantía añadidos.

EXTERIOR

Respecto a sus adversarios, éste mide 366/166/150 mm. de largo, ancho y alto respectivamente, lo que le sitúa en la parte alta de la tabla. Desde fuera, se caracteriza por una carrocería con líneas suaves y aerodinámicas, con tendencia horizontal para dotar de mayor anchura visual al pequeño urbano.

El frontal monta una calandra sobredimensionada y voladizos cortos (muy cortos en el eje trasero). Los faros y pilotos traseros también ayudan a dar una imagen de anchura ya que están situados muy en los extremos. Algunas de estas características tienen un indudable componente funcional. El espacio.

INTERIOR

Este coche se caracteriza por dos cualidades:

  1. Una presentación que, en general, da sensación de calidad, porque la tiene (dentro de los límites de su categoría): los materiales son agradables a la vista y el tacto, y además están bien ensamblados. No se escuchan crujidos ni “grillos” al pasar por firmes en mal estado. Lo que si me llama la atención es el olor interior. No me gusta. Es un olor curioso, algo rancio. Y no solo cuestión de esta unidad de pruebas. En todos lo i10 que a los que he subido, que son unos cuantos, pasa lo mismo. No llega ser un olor desagradable porque además te acabas acostumbrando, pero me parece un error no haber solucionado ese fallo (puede que sea percepción mía.) Por otro lado, la tela de los asientos pierde firmeza con facilidad. Las arrugas aparecen rápidamente.
  2. Un interior muy espacioso. Una distancia entre ejes muy bien aprovechada es parte de esta característica. Es el modelo que más espacio longitudinal ofrece respecto a sus rivales en la parte delantera y de los mejores en la trasera. Cede eso sí, en anchura y altura, donde los pequeños Up!, Citigo y Mii están mejor aprovechados a pesar de ser aún más pequeños que el i10.

En cuanto al diseño, no es futurista o llamativo como el que podemos encontrar en el Peugeot 108. Se aleja de ese canon persiguiendo un ambiente ordenado y ergonómico propio de la actual tendencia de la marca, que es transmitir la sensación de coche europeo (de hecho, esta diseñado y construido en Europa.)

El puesto de conducción incluye varios reglajes que permiten una mayor configuración para ir en una postura cómoda. Los asientos son algo duros, pero se agradece conforme pasan los km. Por otro lado, tanto en las plazas delanteras como en las traseras el acceso es cómodo gracias al ángulo de apertura de las puertas. Siguiendo con los asientos traseros, a pesar la escasa anchura para tres adultos, la plaza central es aprovechable debido a la forma plana de la banqueta y del suelo, dónde el túnel de transimisión es casi inexistente. Además, se incluyen tres reposacabezas regulables y tres cinturones con tres puntos de anclaje cada uno.

La instrumentación es clara, legible e incluye indicador del líquido refrigerante, cosa que va siendo cada vez más inusual en cualquier categoría. En esta versión destacan detalles como el climatizador, cuatro elevalunas eléctricos y volante multifunción, que incluye limitador y control de velocidad (elemento que me costó poner en funcionamiento.) Existe además, un correcto número de huecos, algunos de los cuales van forrados en su parte inferior con fieltro.

El maletero me ha gustado. Ofrece una capacidad que se acerca a los utiliatarios de 4 metros y es muy aprovechable, en parte por la disposición de los faros en los extremos y a una boca de carga a poca distancia del suelo, que hace que introducir objetos pesados sea tarea fácil. Los asientos son abatibles en dos partes asimétricas que pese a no procurar un fondo de carga plano, aumentan el volumen del mismo de 252 a 1.046 litros.

IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

He conducido este coche durante un breve período de tiempo. El  suficiente como para deducir algunas virtudes y defectos. Para empezar, el sonido del motor es casi impercetible dentro del habitáculo. Suena poco y de forma agradable. El recorrido de los pedales es corto y con poca dureza, que para ir por ciudad se agradece. El pedal del freno no presenta recorridos muertos ni esponjosidad al usarlo. El cambio de marchas, tiene un doble rasero: Los recorridos son cortos y queda muy a mano gracias a que está sobreelevado, pero es algo impreciso (en más de una ocasión tanto a mí como a algún compañero nos ocurría que, al insertar segunda metíamos cuarta y viceversa.) Además las marchas son algo largas para el tipo de propulsor y le cuesta ganar velocidad en recuperaciones. Cierto es que íbamos cuatro adultos dentro y cuesta arriba en muchas ocasiones. En ciudad y con una o dos personas que suele ser el hábitat natural del coche, estoy seguro de que este handicap no sería tan acusado. En cualquier caso, es conveniente estirar las marchas incluso hasta el corte de inyección si queremos tener respuesta suficiente. Esto provoca, si sacamos mucho el coche por vías rápidas, que repercuta en el consumo.

La dirección me ha sorprendido ya que, a pesar de que no es muy informativa, no está demasiado asistida. Supongo que en parte, gracias a una batalla bien aprovechada, el coche  resulta más aplomado de lo que parece a primera vista. Con fuerte viento lateral, (además de estar bien insonorizado) no hay que hacer demasiadas correcciones, y en carreteras de curvas resulta efectivo y divertido. El ESP es de serie.

La suspensión por su parte está muy bien resuelta. El vehículo no balancea en exceso y absorve bien las irregularidades del asfalto.

Por último, la visibilidad de noche es escasa debido en parte, a que las bombillas halógenas son de doble filamento. En consecuencia, cuando encendemos las largas se apaga el filamento de las cortas.  Pero hay que tener en cuenta que es un coche urbano y en ciudad la iluminación no es una pieza clave.

Acerca de gjfortysix

Apasionado del mundo del motor.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Tomas de contacto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hyundai i10 1.2 87 cv

  1. Pingback: Hyundai i10 1.2 87 cv | elrincondelpiston.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s