¿Qué opciones elegir cuando compramos un coche? IV. Accesorios y conclusiones.

Gonzalo López.

Por fin, tras tres intensos artículos (1, 2 y 3), he conseguido terminar con la laboriosa pero entretenida labor de configurar un coche nuevo. Bueno, casi…

Queda un último detalle: los accesorios. Son piezas o complementos que, como ya expliqué, se montan una vez el vehículo ha salido de la cadena de montaje.Y si ya es difícil escoger opciones por lo personal de éstas en cuanto a necesidades y gustos, elegir accesorios no lo es menos ya que implica un enfoque eminentemente práctico y cada cliente debería tener más claro qué accesorios elegir en función de sus actividades. Por este motivo, voy a analizar de manera global estos elementos y elegir aquellos que mejor se puedan adaptar a nuestras necesidades. Dicho esto, ¡comenzamos!

Como sabéis ya casi se ha convertido en “tradición” que empiece por el modelo alemán. Y si la lista de opciones parecía casi interminable, la de accesorios es mucho más extensa. Nada menos que 354 elementos que podemos encargar para nuestro coche de 50.000 €. Desde kits de potencia, pasando por productos de limpieza y conservación, y hasta cámaras exteriores para ver nuestras vueltas en circuito. Tras haber echado un vistazo a toda la gama de productos, llego a la conclusión de que la mayor parte de éstos son, o bien prescindibles, o los podemos adquirir por otras vías. Por ejemplo, los productos de detailing (conjunto de técnicas de limpieza y conservación para mantener el coche como el primer día), se pueden adquirir en tiendas especializadas como Car Care Europe a un precio más económico y con excelentes resultados. Considero no obstante que pueden ser interesantes:

  1. El portabicis (sin precio publicado)
  2. Las alfombrillas de velours (el velur, traducido al español, es terciopelo, aunque en el ámbito de la automoción suelen ser fibras sintéticas con un acabado parecido), más resistentes, con la medida adaptada al contorno del suelo, impermeables y repelentes a la suciedad.
  3. La alfombrilla de protección al borde de carga (60€). Por su aspecto, protege totalmente la pintura del borde de carga cuando introducimos objetos voluminosos que puedan rozarlo. Además, se fija a las argollas del maletero evitando su deslizamiento.
  4. La cubierta protectora de los asientos traseros (300€). Sorprende su capacidad para cubrir incluso los guarnecidos de las puertas (en parte gracias al tamaño hecho a medida). Es caro, pero considero que también es muy práctico a la hora de guardar objetos que puedan dañar el interior o ensuciarlo (sobre todo si es cuero o si el color es claro). Además, es impermeable.

Básicamente, estos serían los accesorios que bajo mi punto de vista, considero más adecuados. Pero claro, esto ya depende, como explico párrafos atrás, de las necesidades y capacidad económica de cada uno.

 

Pasamos al Mazda 6, y me llevo una grata sorpresa al comprobar que la marca pone a nuestra disposición, sin llegar al nivel de personalización de BMW, elementos que van desde kits de suspensión rebajada hasta accesorios de audio para mejorar la experiencia de conducción.

  1. En cuanto a la estética, me decantaría por el guarnecido lateral exterior negro brillo intenso (149,15 €)
  2. Siguiendo con la tónica de BMW, Mazda también nos ofrece una lona para no rayar la carrocería (54,19 €)
  3. A las que la marca alemana denomina alfombrillas Velours, la japonesa las llama Luxury, pero son también de tejido velour. Otra diferencia respecto a las de serie es que son más gruesas y de mejor tacto. (65,98 €)
  4. Por último, también disponible para el modelo 6, un transporte para bicicletas. (521,75 €)

 

En total, serán 791,17 € lo que nos piden por los accesorios del Mazda 6 y 660€ para el Serie 3 sin tener en cuenta el precio de las alfombrillas y del portabicicletas.

 

CAMBIOS VISUALES

Antes de las conclusiones, me gustaría incluir unas imágenes de contraste para que os fijéis en los cambios que experimentan ambos vehículos antes y después de la configuración.

Juzgad vosotros pero el cambio es sensible en ambos modelos.

 

CONCLUSIONES

Todo este análisis en profundidad nos ha servido para ver que, aunque las diferencias entre las marcas premium y generalistas parecen haberse estrechado con el paso de los años gracias al gigantesco salto en tecnología, seguridad y calidad de estos últimos,  lo cierto es que aún seguimos observando un abismo entre éstas y las primeras marcas. Fijáos solo en la diferencia de precio: casi 39.000 € de precio final del Mazda, muy bien equipado de serie, y más de 50.000 € del BMW, tan personalizable como caro. ¿Eso quiere decir que en este sentido Mazda es mejor y BMW peor? En absoluto, no hay filosofías mejores ni peores, simplemente diferentes. Eso es precisamente la esencia de lo que es generalista y lo que es premium.

Para “rizar el rizo”, he configurado el Mazda y el BMW de manera que el precio sea el más elevado posible (sin tener en cuenta los accesorios.) El resultado es, si cabe, mucho más sorprendente. Hablamos de unos 60.000 € de diferencia entre el Mazda 6 más caro y el BMW Serie 3 más caro. Si sois escépticos atended a esta imágenes para ver las diferencias de acabado y precio final.

 

 Desde ahora cuando alguien nos diga que se ha comprado un BMW ya no sabremos si esta persona es de clase media o pertenece a la nobleza porque para bien o para mal el precio de un mismo modelo puede ir desde los “apenas” 32.000 € de un 318i hasta los casi 100.000 de un 340i “armado hasta los dientes”. Y eso que, como recordamos, no he añadido ningún accesorio en esta ocasión. Imaginad si nos hubiésemos puesto a configurar un Serie 7 ó incluso un Rolls Royce Phantom (La marca inglesa Rolls Royce fue comprada por BMW en 1999.) Las diferencias en esos casos serían literalmente exponenciales.

Por último, cabe destacar que una misma opción no cuesta lo mismo en un mismo modelo. Según la motorización, estaremos abonando algo más dependiendo de lo que contamine el motor que seleccionemos. El impuesto de matriculación por tanto, no termina con el precio de partida. Por ejemplo, el acabado M Sport cuesta 8.289,99 € en el 340i xDrive manual y 7.976,86 € en el 318i. Estamos pagando más por un extra que incluye las mismas características. Puede no parecer mucho, pero si vamos sumando extras la diferencia si sería más acusada.

Acerca de gjfortysix

Apasionado del mundo del motor.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s